Cerrar

Menta

  • Origen: Francia
  • Extracción: Hidrodestilación a partir de las hojas de la planta.
  • Olor: Aromático fresco.

Propiedades: La Menta se utiliza para la fabricación del aceite esencial de Menta.
En los Rituales Aromáticos Vitalidad, el aceite esencial de Menta se utiliza por sus propiedades estimulantes y revitalizantes. Procura una real sensación de dinamismo y energía.
Además, aumenta la vitalidad celular. El Laboratorio Kiotis ha desarrollado una prueba in vitro que demuestra científicamente el estimulo de la proliferación de fibroblastos cutáneos al contacto con la menta.

Historia & Botánica: Nombre botánico: Mentha piperita
Las varias especies de mentas son plantas herbáceas vivaces de 1m de altura, de la familia de las Lamiáceas. Muchas variedades se cultivan como plantas aromáticas, de condimento, ornamentales y medicinales.
Los tallos generalmente violáceos tienen hojas lanceoladas. Las hojas en espiga colocadas en el reverso de las hojas son azules violáceas. Las semillas son raras y estériles. Toda la planta tiene un olor fresco, penetrante y un sabor aromático. Esta menta habría nacido espontáneamente del cruce entre la menta acuática y la menta verde. Habría sido cultivada por primera vez en Inglaterra en el siglo XVIII, y luego en el resto de Europa y en África del Norte.
La Menta verde se usa como planta aromática, principalmente en la cocina mediterránea, mientras la Menta pimentada se usa para las necesidades farmacéuticas.

Poco se sabe del origen de la Menta: podría ser originaria de una región que incluye el Norte de África, la cuenca Mediterránea y el Oeste de Asia.
La Menta llamó la atención del hombre muy pronto, particularmente de los Egipcios y de los Hebreos. Lo demuestran las paredes del templo de Edfu dedicado a Horus, cubiertas con jeroglíficos que explican las fórmulas de los perfumes litúrgicos y mencionan la Menta.
Formaba parte de las sustancias medicamentosas de Hipócrates, quien le atribuía propiedades estimulantes y diuréticas.
Fue introducida en Inglaterra por los Romanos. En sus Capitularios, Carlomagno impone el cultivo de la menta por sus virtudes medicinales: en el siglo IX, la menta verde se cultivaba en los conventos.
En la Edad Media, se recetaba mezclada con un poco de opio para aliviar a los enfermos.

La mitología cuenta que la Menta era una joven ninfa amada por Hades, el dios de los Infiernos. Perséfone, su celosa esposa, la mató; pero Hades la transformó en una elegante planta. Cuentan que la Menta desarrolló su intenso perfume balsámico en memoria de este gran amor. La lagrima que Hades dejó caer sobre la planta (como un amante desesperado) convirtió ese vegetal en un ingrediente esencial de la magia amorosa.
La Menta es considerada también como una planta cargada de vicios, ya que abrió sus ramas para señalar el escondite de la Sagrada Familia cuando huía de los Enviados de Herodes.