Cerrar

Lavanda

  • Origen: Francia.
  • Extracción: El aceite esencial de Lavanda se obtiene por hidrodestilación de las flores.
  • Olor: Flor fresca.

Propiedades: Utilizado en los cuidados corporales Kiotis Confort, Douceur, Fraîcheur y Kiotis pour Homme, el aceite esencial de Lavanda proporciona una piel sana y suave (tratamientos faciales Douceur y tratamientos corporales Confort). Calma las calenturas y las hinchazones (Fraîcheur).
Relajante en los Rituales aromáticos Relajación, la lavanda procura alivio y serenidad.
El Laboratorio Kiotis ha desarrollado una prueba in vitro que demuestra científicamente esta propiedad.
En efecto, al entrar en contacto con las células de la piel, el aceite esencial de Lavanda estimula su producción de beta-endorfinas. Estas sustancias hormonales inducen un efecto relajante a nivel del sistema nervioso central.

Historia & Botánica: Nombre botánico: lavandula officinalis o vera
La Lavanda pertenece a la familia de las Lamiáceas, que comprende numerosas plantas aromáticas: tomillo, salvia, menta, etc.
En Provenza, tres especies de Lavanda crecen espontáneamente: lavandula vera, lavandula spica y lavandula stoechas.
Su cultivo se extendió a Europa del Este (Bulgaria, Rusia, Ucrania, etc.) e incluso a Tasmania y a Canadá donde hoy un nuevo tipo de planta mutado puede resistir al hielo.
Es un matorral que crece entre 900 y 1.600 m de altitud, sus tallos son leñosos y sus hojas muy estrechas de un color verde ceniciento dan unas flores azul violetas donde se concentra el aceite esencial. Se dice que la calidad de la lavanda mejora con la altitud.
Casi toda la producción de Lavanda se destina a la producción del aceite esencial. Se cosecha en verano, porque los fuertes calores favorecen la subida de la esencia en las células y las glándulas secretoras de la flor.

Esta planta milenaria es originaria de Persia. En el siglo I, Plino el Viejo (médico) y Dioscórides (botánico) mencionan en sus obras las lavandas Aspic y Stoechas.
La palabra lavanda se remonta a la Edad Media, pero los Egipcios, los Griegos y los Romanos ya la usaban para perfumar sus baños y cuidar su ropa.
Los Celtas fabricaban una loción a base de aceite esencial de Lavanda llamada el Nard céltico que usaban en farmacia y en perfumería.
En Provenza, la Lavanda se utiliza desde la Edad Media en la composición de perfumes y de medicamentos, pero fue a partir del siglo XIX que se desarrolló su cultivo.
La expansión en Grasse (Francia) de la industria de la perfumería provocó un alza de la demanda en plantas para perfume. La cosecha de la lavanda Aspic y de la Lavanda fina, de la cual se encargaban hasta ahora los pastores y algunos campesinos, se ha generalizado y organizado.
A principios del siglo XX, el químico René Gattefossé se quemó la mano durante una explosión en la fábrica de perfumes y cosméticos de su padre. Sumergió su mano en aceite de lavanda puro y, por sorpresa, cicatrizó rápidamente sin provocar ninguna infección ni dejar marcas.

La leyenda cuenta que para tener sueños premonitorios, hay que masajearse la frente con flores de lavanda antes de dormir.