PRIMERA REGLA DE BELLEZA: LA LIMPIEZA